El son se fue de Cuba

Categorías:Articulos
padmin

Por Enrique Blanco Llanesa…

Música es el arte de combinar bien los sonidos y el tiempo. Un pueblo sin música es un pueblo sin alma. La música escrita va directamente al pentagrama, que es el conjunto de cinco líneas y cuatro espacios que muestra el guion musical, de lo que se va a tocar o cantar.  Es a su vez, lo que con cadencia y armonía, hace posible que el alma se divierta.

La primera música en Cuba fué el punto guajiro, introducido por los que emigraron de las Islas Canarias, que con los oríundos de Andalucía, crearon una intersección canario-andaluza.
Los instrumentos para tocar esa música son: el triple que tiene gran parecido con la guitarra, pero con dimensiones mas pequeñas; el láud, instrumento de cuerdas de origen árabe que se usa mucho en la música guajira cubana; el gûiro, , de origen africano, aunque se cree que los Aborígenes de las Antillas lo conocían;  la clave, instrumento percutiente de dos palitos de ácana, madera dura bien redondeados, uno hembra y otro macho.  La hembra permanece en la mano del músico que la usa en posición horizontal y el macho percute en el centro de la hembra, que permanece inmóvil.  La clave lleva el ritmo que dirige la melodía. De esta música nació el zapateo que es un baile nacional cubano.

Con el andar del tiempo aparece la trova y grandes trovadores que la usan como Rosendo Ruíz, Sindo Garay, Manuel Corona y Alberto Villalón.

Ya entrando en los años treinta y la década de los cuarenta del pasado siglo veinte, la música cubana experimenta un gran auge, no solo en Cuba sino también en el extranjero, y se popularizan el son, el Bolero, la Guaracha, el Danzón, nacido de la Danza y la Contradanza, el Mambo, el Cha Cha Cha, la Conga, amén de la música de otros países que se empezaban a tocar  y a bailar en los salones y academias de bailes.  Con el surgimiento musical surgen los Cabarets en la Habana, entre otros Tropicana, Sanc Souci, Montmatre, Sevilla, Copa Room, Las Vegas Palermo, Capri, Zombie, Eden Concert, Faraón, Ali Bar, Alloy, Rio Club y algunos mas.

Por supuesto se hacen populares las orquestas como Casino de la Playa, Hermanos Castro, Havana Riveside, que mas tarde fue la orquesta Riverside, Antonio Maria Romeu, Beny Moré, Hermanos Lebatard, Hermanos Palau, Lecuona Cuban Boys, Anacaona, Ensueño, Casino de Sevilla, Monte Carlo, Ernesto Duarte, Julio Cueva, Fajardo y sus Estrellas, Orquesta Almendra, Armando Orefiche, Don Aspiazo y otras.

En otras agrupaciones musicales teníamos: Los Trios, Servando Díaz, Matamoros, La Rosa y Antillano, Los Cuartetos, Antonio Machín, Llopiz Dulzaides, y Facundo Rivero. Los Sextetos, Luisito Pla, Sexteto Nacional, Sexteto Bolaño, Sexteto Habanero, Sexteto Universal. Los Conjuntos Niágara, Jóvenes del Cayo, Senén Suárez, Gloria Matancera, Conjunto Colonial, Conjunto Casino, Conjunto de Roberto Faz, Chapotín, Arsenio Rodríguez, Kuvaney, Kuvabana y Ernesto Grenet.
Fuera de la Habana, en las distintas provincias, en Matanzas, la Orquesta de Cheo Belén Puig, Aniceto Díaz y la Sonota Matancera.  En Las Villas, la Orquesta Aragón; en Cienfuegos, Conjunto de Rogelio Darias, y la Orquesta Cubanacán en Santa Clara, Hermanos Brito y Hermanos García en Placetas, en Caibarién Hermanos Farach.  En Holguín los Hermanos Avilé y en Santiago de Cuba Mariano Mercerón y Chepín Choven, sin contar los que se me han escapado debido a los años transcurridos.

En el campo de la música clásica fueron orgullo de Cuba Jorge y Alberto Bolet Tremoleda. El primero pianista y Concertista, tuvo el honor y privilegio de tocar en el piano original del famoso compositor de la música clásica, el húngaro Franz Liszt, con la Orquesta Filarmónica de la Habana.  El segundo fue afamado Director de Orquestas a nivel mundial. Hubo otros clásicos como Alejandro García Caturia y Ricardo Riverón, que nunca se decidieron abandonar Cuba y Ernesto Lecuona que si murió en el exilio.

La música en Cuba como consecuencia del sistema político que alli impera, hace mas de medio siglo,  ha eliminado la libertad de los músicos cubanos para crear nuevos ritmos, cuya consecuencia ha sido la destrucción musical de un País que fue próspero y floreciente por la creatividad de su música, pero víctima de un macabro experimento marxista-lenilista, bien concebido y desarrollado, para el cual fue escogida nuestra isla como Conejillo de Indias.  No existen los trovadores, compositores, cantantes, trios, cuartetos, conjuntos ni orquestas que puedan pasear nuestra música por los mas prestigiosos salones de las grandes ciudades de los cinco continentes.Debemos como dice el Viejo refrán, tener la esperanza que «Nunca ha llovido sin que escampe» y que no «Hay un amanecer mas bello que el que se produce después de una noche oscura» y recordar estas notas musicales:

El son se fue de Cuba
Y con él la armonía
Se llevó la canción
Con su dulce melodía
Pero en un futuro no muy lejano cuando Cuba sea libre, oíremos de nuevo estas notas musicales con estos cambios:
El son se fue de Cuba
Regresó con su armonía
Y nos trajo la canción
Con mas dulce melodía