RESEÑA PUBLICADA EN EL DIARIO DE LAS AMERICAS 2008

Categorías:Articulos
padmin

El pasado 15 de noviembre, celebramos otra reunión en el Club Big Five los H.Ps de Miami. o Hijos de Placetas en el Exilio. Aunque la reunión anual data de algunos años gracias a la iniciativa de muchos placeteños, pero especialmente la del Dr. Manuel Alzugaray, Manolito para sus coterráneos y compañeros de escuela, el último encuentro es siempre tan emocionante como el primero. Unos placeteños vienen de Puerto Rico. Otros de New Jersey o Chicago o Texas. Caras conocidas de reuniones anteriores. Encuentros con amigos de juventud y alguno que no veíamos desde hacia cuatro o cinco décadas. Y peinando canas los que tienen la suerte de todavía poder peinar algo. Por supuesto, nunca faltan los nostálgicos momentos recordando a los que ya no están entre nosotros. Y así nos reunimos mas de 400 para rememorar los buenos tiempos que vivimos en Placetas, una de las ciudades más importantes…no digo yo de Cuba, sino del mundo. Y si creen que este servidor exagera, pregúntenle a cualquier otro placeteño.

Los placeteños fuimos siempre unidos en aquel pueblo situado en el mismo centro de Cuba. Unión que se rompía entre los barrios de Zaza y Fortun durante los carnavales, pero que volvía apenas terminaban las fiestas. Hijos y nietos. Descendientes de placeteños que aunque no tuvieron la suerte de vivir en el lugar, lo conocían a través de sus mayores y disfrutaban la reunión tanto como los oriundos. Y siempre hay en la reunión anual invitados de otros pueblos de la isla que intrigados por la euforia de los participantes y como extranjeros al fin, preguntan sobre Placetas. Por suerte nunca falta el placeteño de pura cepa con la respuesta de apropiada, “¿Qué no sabes de Placetas? ¿La Villa de los Laureles? Mi amigo, déjame decirte que antes de los cambios que hizo el régimen castrista, Placetas era ¡la capital de Cuba!”